(Araba) Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo. ARTIUM. “DE LO PERDIDO Y LO RECUPERADO”. Javier Hernández Landazabal.

 

euskalocio

 

artium
artium1119
 

“DE LO PERDIDO Y LO RECUPERADO”. Javier Hernández Landazabal.

 

El Autor muestra una serie de esculturas y su posterior representación en pintura, artefactos que homenajean o satirizan el contexto del arte y critican el consumismo.

Comisario: Daniel Castillejo
Exposición producida por Artium

La trayectoria artística de Javier Hernández Landazabal (Vitoria-Gasteiz, 1959) como dibujante, ilustrador y específicamente como pintor está asociada común y acertadamente al realismo, una técnica que ha cultivado durante las últimas tres décadas, deslizando en ella dosis de análisis y crítica del arte actual y el proceso creativo.

En De lo perdido y lo recuperado, el artista presenta un particular segmento de su producción, siempre cuidadosa, lenta, meticulosa, que se ha extendido en el tiempo durante años y que ha dado lugar a un número limitado ejemplares. Así, la exposición muestra diez esculturas y la versión pictórica de nueve de ellas —la décima, perteneciente a un coleccionista particular, no ha podido ser localizada—, las primeras fechadas en 1993. Todas responden a una forma de hacer lenta y minuciosa, en la que la complejidad del proceso no es un elemento secundario. El desenlace son «instalaciones» con un carácter muy barroco, dramático, teatral.

Todo comienza en realidad con una chispa, un impulso ocasional al que el artista responde con la progresiva creación de un artefacto mecánico, un collage tridimensional de objetos recuperados y coleccionados a lo largo del tiempo. Todos son metódicamente ensamblados y conectados a motores eléctricos o de cuerda, siguiendo un plan preconcebido, en el que pueden intervenir, además, agentes invitados como el aire o la música. El resultado es un artilugio dotado de movimiento mecánico, capaz de una coreografía repetitiva e hipnótica. En las diez máquinas inverosímiles que se presentan en esta muestra conviven iconos de la cultura popular —el ratón Mickey, el conejo Bugs Bunny—, de la historia del arte —El Bosco, Duchamp, Picabia—, y de la vida del artista.

Entre la construcción del objeto y su representación en el lienzo, Hernández Landazabal introduce un acto intermedio. El artista no pinta «del natural». Su proceso exige un paso adicional de representación: una igualmente cuidada y medida reproducción fotográfica del objeto en términos de perspectiva, iluminación y puesta en escena. La fotografía le despoja de su tridimensionalidad, de su movimiento, de parte de su capacidad metafórica y del aura de objeto tocado por el artista. Es precisamente esta imagen congelada y desprovista la que sirve de modelo al pintor, que, de todas formas, mantiene siempre al alcance de su vista la máquina original.

La pintura es el final del proceso. Una pintura —óleo sobre lino— de estilo realista, barroca, realizada con el paso lento y la minuciosidad que caracteriza a Javier Hernández Landazabal. El artista concluye de esta manera un juego de paradojas y verosimilitudes en el que intervienen lo real, por absurdo que resulte, y su imagen pintada, por realista que sea.

De lo perdido y lo recuperado toma su nombre de un verso de Jorge Luis Borges, perteneciente al poema El tango. Igual que el escritor argentino rescata del olvido nombres, lugares y objetos «en el cordaje/de la terca guitarra trabajosa», Hernández Landazabal construye, escenifica y pinta estos tótems de memoria, maraña absurda de iconos, combinación de pasado y presente, para volver a plantear las viejas y complejas cuestiones sobre realidad y representación, sobre el lenguaje, sobre el arte que habla del arte, sobre el paso del tiempo.

Desde este sutil juego de correspondencias entre pintura y escultura, Javier Hernández Landazabal lanza señales al observador sobre su forma de interpretar el mundo mediante la paradoja, el sarcasmo, la crítica, la ironía, los juegos de palabras, la alusión culta y la popular, y un cierto nihilismo.

Unos y otros temas y recursos se encuentran también aludidos en los títulos de las obras: La suerte y la muerte, Arte-ficio dadá, Tiempo muerto, L’esprit de l’escalier… En esta última, por ejemplo, aparece un cráneo humano sobre un libro, colocados en lo alto de una escalera de mano, e iluminados por una bombilla. El espíritu de la escalera hace referencia, como explica Antonio Altarriba en su texto para el catálogo de la exposición, a la brillante idea que llega demasiado tarde, cuando la réplica ya es imposible, «la oportunidad perdida, el destello que ya no puede alumbrar, la bombilla que se enciende después de la muerte».

En cualquier caso, estas obras de Hernández Landazabal admiten múltiples lecturas, desde las ya avanzadas en torno al arte y su esfera de intereses hasta otras vinculadas con otros ámbitos de la existencia: la transcendencia, el sentido de la vida y de la muerte, el consumismo, la superproducción de residuos, la obsolescencia programada…


Eskultura multzo bat eta haiek irudikatzen dituzten margolanak jarri ditu ikusgai egileak, artearen testuingurua ometzen edota satiritzatzen eta konsumismoa kritikatzen dituzten gailuak.

Komisarioa: Daniel Castillejo
Ekoizlea: Artium Museoa

Javier Hernández Landazabal (Vitoria-Gasteiz, 1959) marrazkilari, ilustratzaile eta, bereziki, margolariaren ibilbide artistikoa errealismoarekin lotuta dago modu egoki eta arruntean. Azken hiru hamarkadetan landu du teknika hori, egungo artearen eta sortzeko prozesuaren analisi eta kritikarekin nahasturik.

Artista honen ekoizpena, epe luzekoa, beti izan da zaindua, geldia eta arretatsua, eta ale kopuru mugatu bat da horren emaitza. Galduaz eta berreskuratuaz erakusketan, ekoizpen horren zati berezi bat aurkezten du, hamar eskultura eta haietako bederatziren margolanak —hamargarrena bildumagile pribatu batena da eta ezin izan da aurkitu—,1993tik aurrera eginak. Guztiak daude modu geldi eta arretatsuan landuak, eta prozesuaren konplexutasuna ez da bazterreko elementu bat. Horren emaitza «instalazio» txit barroko, dramatiko eta teatralak dira.

Txinparta batekin hasten da dena, berez, ustekabeko bulkada batekin, eta horri, gailu mekaniko bat pixkanaka sortuz erantzuten dio artistak, denboran zehar berreskuratu eta bildumatutako objektuen hiru dimentsioko collage batekin. Guztiak, aurrez pentsatutako plan bati jarraiki, metodikoki mihiztatuak eta motor elektrikoei zein malgukidunei lotuak daude, eta, gainera, airearen edo musikaren erako eragile gonbidatuek ere parte har dezaketela. Mugimendu mekanikodun tramankulu bat da, koreografia errepikakor eta hipnotiko bat egiteko gai dena. Erakusketa honetan aurkezten diren hamar makina harrigarrietan elkarrekin bizi dira herri kulturako— Mickey sagua, Bugs Bunny untxia—, artearen historiako —El Bosco, Duchamp, Picabia— eta artistaren bizitzako ikonoak.

Objektuaren eraikuntzaren eta hura mihisean irudikatzearen artean, Hernández Landazabal-ek bitarteko ekintza bat sartzen du. Artistak ez du errealitatetik margotzen. Bere prozesuak beste irudikapen-pausu bat eskatzen du: perspektiba, argia eta eszenaratzea ongi aztertutako argazki zaindu eta neurtu bat. Argazkiak hirudimentsiokotasunaz gabetzen du, mugimenduaz, gaitasun metaforikoaren zati batez eta artistak ukitutako objektuaren auraz. Hain zuzen ere irudi izoztu eta gabetu hori da margolariaren eredua baina, nolanahi dela ere, hark beti dauka ikusmenean jatorrizko makina.

Margolana da prozesuaren amaiera. Lihoaren gaineko margolana, errealista eta barrokoa, Javier Hernández Landazabalen ezaugarria den pausu astiro eta arretatsuaz egina. Hala amaitzen da paradoxa eta egiantzekotasunen jolas bat, non parte hartzen baitute errealitateak —zentzugabea irudituta ere— eta haren irudi margotuak —oso errealista izanda ere.

Jorge Luis Borgesen El tango izeneko poema batetik hartu da Galduaz eta berreskuratuaz erakusketaren gaztelaniazko izena. Argentinar idazleak izenak, tokiak eta objektuak ahazmenetik «en el cordaje/de la terca guitarra trabajosa» berreskuratzen dituen bezala, Hernández Landazabalek oroimenaren totem horiek eraikitzen, eszenaratzen eta margotzen ditu, ikonoen nahaspila zentzugabea, iraganaren eta orainaren elkartzea, errealitateari eta irudikapenari, hizkuntzari, arteaz mintzo den arteari eta denboraren iraganari buruzko galdera zahar eta konplexuak berriz egiteko.

Margolaritzaren eta eskulturaren arteko egokitasun-joko sotil horretatik, Javier Hernández Landazabalek seinaleak bidaltzen dizkio ikusleari bere mundua interpretatzeko moduari buruz, paradoxaren, sarkasmoaren, kritikaren, ironiaren, hitz-jokoen, aipamen jaso eta herrikoien eta halako nihilismo baten bidez.

Gai eta baliabide batzuk eta besteak artelanen izenburuetan ere agertzen dira aipatuak: La suerte y la muerte, Arte-ficio dadá, Tiempo muerto, L’esprit de l’escalier… Azken horretan, esate baterako, giza-burezur bat agertzen da liburu baten gainean, biak esku-eskailera baten goiko aldean kokatuak, bonbilla baten argitan. Eskaileraren espirituak —hala azaltzen du Antonio Altarribak erakusketaren katalogorako testuan— beranduegi bururatzen den ideia distiratsua du aipagai, erantzutea ezinezkoa den unea, «aukera galduaren aurrean gaude, jada argirik eman ezin duen distiraren aurrean, hil ondoren pizten den bonbillaren aurrean».

Nolanahi dela ere, era askotara uler daitezke Hernández Landazabalen artelan hauek, nahiz artearen eta haren interes-multzoen ikuspegitik, nahiz bizitzaren beste esparru batzuetatik: transzendentzia, bizitzaren eta heriotzaren zentzua, kontsumismoa, gehiegizko hondakin-ekoizpena, zaharkitze programatua…

 

Del Viernes 7 Junio al Domingo 15 Septiembre 2019. // 2019ko ekainearen 7tik, ostirala, irailaren 15era arte, igandea.

 

HORARIO // ORDUTEGIA

Martes a Viernes // Asteartetik ostiralera: 11.00 h. a 14.00 h.-17.00 h. a 20.00 h.
Sábados y Domingos // Larunbatak eta igandeak: 11.00 h. a 20.00 h.

 

 
Cómo llegar:
 
 
 
Francia Kalea, 24, 01002 Vitoria-Gasteiz, Araba.

 
Dónde aparcar:
 
 
 
Francia Kalea, 4, 01002 Vitoria-Gasteiz, Araba.

Si quiere publicar o difundir su negocio, institución o eventos relacionados con la cultura, ocio o entretenimiento en general, por favor contacte con nosotros:

difusion@euskalocio.eus

 
euskalocio